lunes, 20 de febrero de 2012

22 Escarabajos, según Luis Vea García

Reseña de Luis Vea García para La biblioteca imaginaria.

Título: 22 escarabajos. Antología hispánica del cuento Beatle


Autores: Hipólito G. Navarro, Fernando Iwasaki, Marcelo Figueras, Iban Zaldúa, Salvador Gutiérrez Solís, Maurice Echeverría, Miguel Antonio Chávez, Leopoldo Marechal, Care Santos, Xavier Velasco, Pilar Adón, Javier Fernández, Roberto Valencia, Leonardo Aguirre, Eduardo del Llano, Rodrigo Fresán, Esther García LLovet, Patricia Esteban Erlés, Raúl Pérez Cobo, Mario Cuenca Sandoval, Andrés Neuman y Salvador Luis.


Editorial: Páginas de Espuma


Págs: 318


Precio: 16 €



No suelo leer a lo largo del año muchas antologías. Tengo un dicho que expresa mi recelo: las antologías las carga el diablo. Suele suceder que entre la variedad no siempre es fácil garantizar un equilibrio en interés y calidad. Y aquí encuentro esta 22 escababajos. Antología hispánica del cuento Beatle, que quizás por lo raro viene a picar mi curiosidad y, como un gato, pico. ¿Y qué me encuentro? 22 relatos de escritores españoles e hispanoamericanos. 22 relatos que tienen como trasfondo los Beatles. Y leo. Y enseguida observo que hay dos tipos de relatos (además de la división inicial que podemos hacer entre los escritos a un lado u otro del charco): los que han sido incluidos en esta antología después de haberse ya publicado, o escrito, y los que han sido escritos especialmente para ella. Difícil papel para el editor, Mario Cuenca Sandoval. Y sin más, tras un prólogo bastante orientador, me encuentro los relatos uno a uno, y, después de leerlos todos, me apercibo de que, en general, me gustan más los que ya estaban escritos antes de pensar en la antología. Pero sobre todo me encuentro ante un relato por el que casi se justifica la antología y que me hace pasar un buen rato. Pero antes de empezar por ellos y, debido a su número, me limitaré a hablar de los que me provocaron algo. Y vuelvo al que considero mejor. Una historia disparatada que llega de la mano de Fernando Iwasaki. Su título es Rock en los Andes. Imaginen que en un pueblo perdido de los Andes, donde aparte de religión católica y costumbres ancestrales poco más conocen. Y ya tienen bastante con los de Sendero Luminoso. Ahora se les ocurre traer ese nuevo lenguaje del diablo que denominan rock. Y ahí se juntan conspiraciones, terrorismo, paranoia, rock, atentados, política y bombas. Y créanme, entenderán el mundo de otro modo tras su lectura. Y reirán. Como yo lo hice.


No lo he dicho pero el libro está dividido en tres partes que sucesivamente se denominan: Yesterday, Beatles postmodernos y Yo soy la morsa. Casualmente, y exceptuando este primero, la mayoría de los que me han gustado están en la última parte.


El siguiente relato está firmado por Eduardo del Llano y se llama The Beatles. En este relato, el autor, que es también el protagonista del mismo, crea toda una sucesión de hechos y toda una teoría para justificarse y convertirse a sí mismo en el protagonista. Para ello los Beatles se convierten en actores secundarios. Un relato sencillo, bien tramado y finalizado.


Otro relato a destacar es el de Rodrigo Fresán que lleva como título una canción de los Beatles, Come Together. En este caso es la historia de una familia que siempre ha sido la protagonista de los acontecimientos históricos. Una familia retratada por el tiempo con un trasfondo inequívocamente beatle. Otra historia redonda.


Esther García Llovet nos plantea un relato más complicado pero bien trazado. Imaginen que alguien encuentra un paralelismo entre la última película de Kubrick, sí esa en que salen Tom Cruise y Nicole Kitman: Eyes wide shut, y la película Help! que protagonizaron los propios Beatles, eso pasando por el hecho de que el propio Kubrick quiso que los cinco de Liverpool protagonizaran una versión de El señor de los anillos que finalmente no se realizó, quien sabe si para bien del cine. Una historia cinematográfica no exenta de jet lag y de asesinato. Su título es precisamente Jet Lag 68.


Otro aconsejable relato es el del propio antólogo Mario Cuenca Sandoval titulado El rodillo de la roca N. Un extraño relato a modo de reportaje periodístico en el que se narra cuando los Beatles conocieron a P. Apostolakis. No sabe uno cuánto hay de relato y cuánto de reportaje periodístico.


También considero destacables los relatos de Care Santos, con historia de terror incluida, y Andrés Neuman.


En definitiva, 22 relatos sobre los cinco de Liverpool. Libro aconsejable para fans y fanáticos. También para curiosos. Y plenamente aconsejable a todos los públicos.


Luis Vea García


martes, 11 de octubre de 2011

En Almería

Ciclo Beatles y literatura

Por Manolo M. P.

Adolfo Iglesias es uno de esos tipos capaces de contagiar la pasión que les mueve. Responsable, gracias a su asociación John Lennon Almería Forever, de poner a Almería en el mapa beatlemano mundial, por lo que creo que ya se va mereciendo calle propia. Yo votaría – a pesar de su imposibilidad- por esa que se toca con la de los Beatles, allí por encima del auditorio, y que lleva por nombre de David Bisbal. Ya sé que se trata de distintas consideraciones ante diferentes méritos, en fin.

Ahora que lo tengo como compañero laboral -aunque a media jornada- trataré de estar más al tanto de todo lo que se cuece en el ámbito cultural de la capital, y que uno se ha ido perdiendo durante todos estos años. Aún recuerdo cuando me repensaba lo de pagar la cuota para hacerme socio de la Asociación. Lo fui dejando, lo fui dejando…

Este año sí he podido asistir a estas jornadas Beatles que, con la ayuda de la Biblioteca Villaespesa, han vuelto a recordar a este fenómeno cultural del siglo XX. Como siempre, bien agarrados a esa visita de Lennon en 1967.

Bien que trata Adolfo de que no se le escape un detalle concerniente a todo lo que tenga que ver con la conexión Beatles-Almería; nota al margen en cualquier aficionado de este mundo, pero capítulo central para los que, como él, tratan de hacer de su tierra un sitio merecedor de hacerse notar y sacar la cabeza con algo de orgullo. Ciudadanos ejemplares estos, sí señor, y la labor de amor de Adolfo como ideal a seguir.

Él abrió los actos con la charla que ofreció en la Villaespesa acerca de Los Fabulosos, con la que quiso recordar a los personajes ficticios en las canciones de los Beatles (esos hombres de ninguna parte y locos de la colina, junto a Eleanor Rigby o Rocky Racoon), pero también los reales alrededor de ellos (la madre de Lennon, la novia de McCartney) y, sobre todo, el hecho de los propios Beatles convertidos en personajes, y conscientes de ello, como corresponde a la inevitable consecuencia de haber creado uno de los universos propios más enriquecedores para cualquier disciplina artística.

Adolfo alternó sus reflexiones (me gustó eso de que Lennon es más de fogonazos poéticos, y McCartney más de reveladora prosa) con muestras sonoras para ilustrar, redondeándolo todo con su habitual dispendio (aquí nunca excesivo ni innecesario) de anécdotas beatlemanas almerienses. Entre las mejores, la historia de ese profesor de inglés, Juan Carrión, reverenciado culpable - con su costumbre de enseñar utilizando las canciones de los Beatles-, de que aparecieran por primera vez en la historia las letras en el encarte de un disco de los Beatles. Así pasó porque John Lennon cumplió su palabra, tras su encuentro con él durante el rodaje de Cómo Gané La Guerra; y así fue como el Sgt. Peppers trajo aquella novedad. Adolfo apostaría su corbata del Revolver a que, de haberse celebrado ese encuentro con Paul, a buen seguro que el reverenciado profesor habría sido convertido, por mor de su evocativa prosa, en personaje central del disco. La historia nos la volveríamos a encontrar pocos días después, con motivo de la visita a la finca Santa Isabel.

Tras la charla, se proyectó en la sala esa película de Richard Lester que fue la culpable de la estancia de Lennon en Almería entre septiembre y noviembre del 67. No me quedé a verla.

Eso fue el miércoles día cinco. El viernes tuvo como protagonista a Mario Cuenca, antologista de un libro de relatos que tienen en Los Beatles bien su causa emocional, bien el motivo para el siempre estimulante juego de la obra apócrifa. Con él celebra, como señaló, la unión de dos grandes excentricidades: los Beatles y la literatura.

Se titula 22 Escarabajos, y está editado por Páginas de Espuma. Lo tenía, pero no lo llevé en busca de dedicatoria porque a veces me tomo con desdén este tipo de cosas. Ya mereció la pena saludarlo en persona, agradeciéndole la interesante presentación que ofreció, en la que habló de la ruptura entre la llamada baja y alta cultura que el fenómeno Beatle trajo, y en general del universo de Los Beatles como toda una mitología, coincidiendo con la charla anterior en la relevancia de los personajes creados.

Mario también ilustró con fragmentos de canciones e interesantes valoraciones personales, con alguna recomendación didáctica acerca de esos personajes, posibles protagonistas de nuevas historias si despiertan la creatividad de los alumnos.

La mañana del sábado estuvo dedicada a un “paseo por la mente y los lugares de John Lennon“, como creo que se llamaba la actividad. Los interesados quedamos en la plaza donde se encuentra la estatua de Lennon que reproduce el físico que llevaba en esa época, con motivo de la película, y esa manera suya de sentarse con los pies cruzados para tocar la guitarra.

La actividad tuvo en Adolfo al amable guía, conocedor de las historias de cada sitio en el que nos parábamos porque él mismo las ha ido sacando en todo este tiempo: Hotel Costasol (donde se ubicó en principio al equipo de rodaje); el Gran Hotel (por entonces no existía, pero que en el 71 fue el sitio donde Ringo celebró su cumpleaños); desde ahí en autobús por el Zapillo, con paseo por la calle Gibraltar Español hasta el cercano hostal El Delfín Verde (siguiente asentamiento de Lennon), y tras la charla en pleno paseo marítimo -a la que se unieron temporalmente algunos paseantes y ciclistas-, visita final a la finca Santa Isabel, lugar definitivo de Lennon and company, y motivo de inspiración -con ese impresionante jardín que tuvo en sus buenos tiempos- para terminar de componer “Strawberry Fields forever”. Adolfo se empeñó en apoyar la versión acerca de las impresiones de tan ilustres alquilados que sostiene que vieron el lugar como una casa encantada. Actualmente el sitio alberga el Museo del Cine de Almería.

El paseo contó además con la ayuda de Dave, músico encarnado en John Lennon para la ocasión. Su buen hacer, con soltura a la guitarra y simpatía en los comentarios, hizo aún más familiar la excursión. Forma parte de la banda llamada The Real Me; a ver si me la encuentro alguna vez en algún sitio.

Ahí podía haber terminado la cosa, pero quise acercarme al cine Cervantes para ver la película Nowhere Boy, que Adolfo había recomendado porque refleja la situación familiar del joven Lennon, antes de hacerse famoso.

Menuda decepción… Será que, como veo tan pocas películas, no estoy acostumbrado. No puedo con los lugares comunes, los gestos típicos, el tratamiento superficial, el cine como producto con sabor a palomitas… No lo soporto, y me da igual que sean los prejuicios los que manden (¡asco de voces dobladas, con ese estilo de entonar ad nauseam!). Desde el primer momento me di cuenta de que no me encontraba con algo de interés para el aficionado, como me esperaba. ¿Qué manera es esa de resolver una larga ausencia entre hijo y madre mediante un alegre paseo de feria por Blackpool ¿y eso de que sea la madre la que le abra los ojos al mundo musical, haciéndolo de manera transgresora?

Estuve todo el rato esperando el encuentro entre John y Paul, y luego el de George, y… ¡bah! se nota que lo importante no era nada de esto. Tan solo el abrazo sentido entre John y Paul con motivo de la muerte de sus madres consiguió mantener la atención de este aficionado. Y no soy ningún talibán beatlemano.

Me imagino la historia de un verdadero chico de ninguna parte en manos de alguno de los directores del free cinema británico de, precisamente, aquellos años de formación de nuestro joven airado y… bueno: alguna entraña se habría removido.

jueves, 6 de octubre de 2011

Ciclo Beatle en Almería

Conferencias
Charlas,
Fecha: Miércoles, Octubre 05, 2011 - 18:00

La Biblioteca Francisco Villaespesa organiza un ciclo dedicado a Los Beatles y la Literatura, una aventura en la que habrá cine, conferencias y un ruta guiada, en la que se seguirán los pasos de los componentes del mítico cuarteto de Liverpool, así como la relación de John Lennon con Almería. La programación es la siguiente:

Miércoles

Charla “Personajes en el Universo Beatles”, por Javier Adolfo Iglesias (Periodista y licenciado en Filosofía. Fundador de “Lennon Almería Forever’). 20 horas.

Viernes

Charla "Los Beatles y la literatura", a cargo de Mario Cuenca (novelista y profesor de Filosofía. Editor de '22 Escarabajos'). 18,30 horas.

Proyección de 'Cómo gané la guerra', protagonizada por John Lennon y rodada en Almería. Parodia del cine bélico basada en un libro del mismo título. Narra las peripecias de un batallón inglés de la Segunda Guerra Mundia dirigido por el teniente Goodbody (Michael Crawford) al que ordenan construir un campo de criquet en el Norte de África. Esta película de Richar Lester denuncia con surrealismo y tono teatral el sinsentido de las guerras y el engaño de la épica del cine bélico. 20 horas.

Sábado

Ruta guiada, 'Paseo por la mente y los lugares de John Lennon'. Visita guiada por los lugares de Almería relacionados con John Lennon y los Beatles. El músico inglés David Bailey llevará a cabo la ruta con canciones de los Beatles. / 9:00 horas: Comienzo de la ruta en la Plaza Flores, junto a la estatua de John Lennon, donde habrán de reunirse todas las personas inscritas a la ruta. A continuación bajaremos a pie el Paseo de Almería, deteniéndonos en el Hotel Costasol y, posteriormente, en el Gran Hotel Almería, desde donde tomaremos un autobús que nos conducirá al hostal Delfín Verde, en el Paseo Marítimo. Seguidamente volveremos a tomar el autobús que nos llevará a la Calle Beatles, tras la Térmica. El autobús finalmente nos llevará a la Casa Romero, actual Casa del Cine. Visita guiada al museo. / 14:00 horas: Regreso en autobús a la puerta de la Biblioteca. Inscripción previa a partir del 30 de septiembre. Precio por persona: 3.60 €

martes, 22 de febrero de 2011

22 Escarabajos en Efeme

Texto de CESAR CAMPOY publicado el 22 feb, 2011 en la categoría Rockola, Rockola/Libros

“Merece la pena, sin duda, por algún relato excelente y porque siempre es curioso ver como tratan los literatos a los Beatles, el grupo de pop más literario”

Varios
“22 escarabajos. Antología hispánica del cuento Beatle”
PÁGINAS DE ESPUMA


Texto: CÉSAR PRIETO.


El hecho de que EFE EME –con un afortunado criterio que apela a la inteligencia de los lectores– haya abierto espacio para la literatura me abre la posibilidad de recuperar un libro de hace un año y que no pude reseñar entonces. Y que merece la pena, sin duda, por algún relato excelente y porque siempre es curioso ver como tratan los literatos al grupo de pop más literario. Vamos a ello, lo cierto es que el horizonte de expectativas se trastoca desde la primera narración, una divertida ucronía sobre la muerte de Lennon preparada desde una chifladura peruana.

Porque, extrañamente, apenas aparecen los Beatles como fueron sino como debió ser su historia, ellos en conversación con Kubrick o con Tolkien, un imaginado poeta beat –Apostolakis– que guía su carrera, la recurrencia en lo que haría el asesino de Lennon –y la presencia de “El guardián entre el centeno”, claro– y la sociedad tecnificada que imagina Leopoldo Marechal, caso inexplicable, argentino nacido en 1900 que llegó a escribir un cuento sobre el cuarteto.

Son relatos que ya habían sido publicados y que están perfectamente escogidos por Páginas de Espuma, editora especializada en el relato breve y que domina bien el campo que ha tomado como base. Así que ciertos datos sociológicos son significativos: la gran mayoría de relatos sobre los Beatles se redactan desde autores nacidos en los sesenta, no los asumieron en su momento, pero asimilaron mejor lo que fue el estallido. De entre todos los discos se escogen “Revolver” o el “White album”, quizás en ellos las letras sean más hondas o estremecedoras.

Por poner como modelo algún relato, el de Care Santos sabe conjugar a la perfección una vida insulsa con la presencia fantasmal de esa Julia que descubre al final, o la indagación de Iban Zaldua sobre lo que hacían los Beatles el día de su nacimiento, que lo lleva a descubrir que el hecho importante lo protagonizó otra banda de los sesenta. En ‘Café Anacrónico’ Miguel Antonio Chávez imagina un cielo en el que los Beatles son la perfecta moda. Son únicamente tres ejemplos, el libro está plagado de tanto encanto como en éstos.

sábado, 22 de enero de 2011

Javier Calvo, sobre las antologías de cuentos

Publicado en 21 enero 2011 por sigueleyendo

JAVIER CALVO

¿Quién sabe cuántos libros colectivos de narrativa se publicaron solamente el año pasado en España? Es difícil saberlo pero estoy convencido de que muchos más de los que nos imaginamos. Hay editoriales como Páginas de espuma o 451 que tienen colecciones enteras dedicadas al libro colectivo de relatos. Lo que pasa, y aquí empieza mi vindicación, es que prácticamente ninguno de estos libros se reseña, la crítica no los quiere ni para limpiarse el culo y muchas veces ni siquiera llegan a las mesas de novedades de narrativa. Con suerte los esconden en algún rincón dedicado a antologías. Esto en general me parece injusto. Hay mil cosas a las que nuestra escena literaria no presta atención con justicia, igual que hay otras muchas a las que presta atención injustamente. Pero aquí va el núcleo de mi vindicación: creo que habría que prestar más atención a los libros colectivos, por mucho que circulen cientos de ellos que dan la razón a sus detractores. A continuación trataré de explicar por qué pienso esto. Para ello dividiré mi vindicación personal en tres partes que se corresponden con tres ejemplos que he preparado.

Ejemplo 1. El caso de Granta en español número 11

Hace unos meses, la mencionada escena literaria española registraba un temblor de pequeña magnitud a raíz de la publicación de Granta en español número 11 y del subsiguiente cruce de artículos entre el inefable Ignacio Echevarría y el director de la revista, Aurelio Major. No vale la pena recordar el contenido de dichos artículos cruzados, porque no es lo importante del caso. Los dos artículos de Echevarría, en Rebelión y El cultural, hay que leerlos entre líneas como la reacción impulsiva del crítico (nostálgico de su parcela perdida de poder cultural) que censura una iniciativa que se ha hecho al margen de él. Esta clase de críticos, de los que podría mencionar a alguno más, simplemente odiarán cualquier cosa que no salga de ellos y en la que no hayan participado, puesto que consideran que la labor de ordenación policial de la escena literaria les compete a ellos solamente. Como mucho, a ellos y a sus amigos. Ahí radica, en mi opinión, una gran parte del problema de libros como Granta en español número 11, al que en adelante llamaré G11, para abreviar.

G11, a todo esto, no es para nada un mal libro. No creo que a nadie se le ocurriera criticarlo si no fuera porque se presenta como una colección de los mejores escritores en español de menos de 35 años. Claro, eso en un contexto como el de la literatura en español, con toda su tradición de amiguismo y envidia poco sana, más el hecho de que hay docenas de países de habla hispana, cada uno con sus particulares rencores y resquemores, es un completo suicidio. Yo imagino que en realidad los editores de la revista ya se imaginaban que se les iban a tirar a la yugular, muy ingenuos debían de ser para no sospecharlo. Los ataques más virulentos, claro está, siempre van a ir dirigidos a la selección de los autores. Cómo se te ocurre poner a éste, cómo se te ocurre no poner al otro, bla, bla.

Como la selección no es abiertamente disparatada, el ataque del amigo Echevarría pasa por alto el contenido en sí del libro, que puede poner cortapisas a su ataque, y se limita a cuestionar la capacidad de los antólogos. La discusión abandona el terreno de la literatura en sí para adentrarse en el de la política literaria, mucho menos interesante. Y el que debería ser el meollo de la cuestión, que es el hecho de que G11 es un libro ameno, divertido, variado y una lectura más que digna para un par o tres de noches, queda olvidado. ¿Es culpa de los antólogos por presentar su libro de forma pretenciosa? Bueno, eso es subjetivo: indebidamente pretencioso o legítimamente ambicioso, cada cual opinará lo que le parezca. Lo que está claro es que jaleos como la Bronca Echevarría-Major derivan en gran medida del impulso “totalizador” del libro. Del hecho de que sus autores se arroguen la capacidad crítica de seleccionar a los mejores de una generación. Imaginen el mismo número de Granta en español presentado como número ordinario, titulado por ejemplo: “Especial ficción en español”. Nadie se habría molestado.

Ejemplo 2: El caso de Mutantes contra Siglo XXI.

Hace un par de años tuvimos en España un caso fascinante (en mi opinión) de dos antologías de tipo totalizador sobre el cuento español enfrentadas entre sí. Es decir, que una (Siglo XXI, la de Fernando Valls) estaba preparada explícitamente como cuestionamiento de la otra (Mutantes, de Juan Francisco Ferré). Es decir, que el mensaje venía a ser algo así como “Tú no tienes ni puta idea de cuáles son los mejores nuevos cuentistas españoles, yo sí que lo sé; son estos. Haced caso de mi antología, no de la de este idiota”.

Fernando Valls ya tiene mucha experiencia en esto de decirnos quiénes son los mejores nuevos cuentistas españoles y quiénes no, por medio de antologías previas como Son cuentos y Los cuentos que cuentan. Aquí, sin embargo, su ejercicio de soslayo de todo el mundo que se acerque a la estética fragmentaria, mutante o afterpop de la primera antología resulta tan chocante como el rechazo de su oponente Ferré de todo lo que huela a realismo español. El caso es que los dos libros, juntos, forman una maravillosa colección de textos. Yo siempre fantaseo con una hipotética edición futura donde se vendan juntos, como dos volúmenes de una misma cosa, tal vez la antología totalizadora más bonita de esta época (hay otra, Pequeñas resistencias, editada por Andrés Neuman para Páginas de Espuma, que tengo entendido que también es muy buena, pero no la he leído).

Pero ¿qué hace que el tándem imaginario Mutantes+Siglo XXI sea tan maravilloso? ¿Es acaso el hecho de que, como tal como prometen sus prólogos totalizadores, reuniría toda la narrativa breve española óptima / prometedora / representativa de su época? Obviamente no. Nadie puede reunirla toda. El impulso totalizador es principalmente un gesto de voluntad nietzcheana de poder. Ya sabemos que toda antología va a presentar siempre una selección cuestionable. Es más, ninguna antología va a satisfacer a dos personas. Siempre habrá quien pensará que deberían haber puesto a tal o a cual. Siempre habrá quien considerará que hay cuentos malos en la antología. Que sobra ésta y que falta aquél otro. Obvio. La única persona a quien satisface una antología totalizadora es al propio antólogo. Su gesto de poder es un gesto narcisista. Mutantes son los relatos reunidos por Ferré y Siglo XXI los relatos reunidos por Valls. Para beneficio de sus propios egos. ¿Y eso está mal? No. En absoluto. No hay nada malo en eso. Sus libros son proyecciones legítimas de sus personalidades respectivas. Los nombres de los autores son como los colores de sus paletas. Con ellos pintan un cuadro.

Pero nuevamente, como ya hemos hecho con Granta, olvidémonos un momento de su voluntad totalitaria. Olvidémonos del prólogo donde nos presentan a “sus” mejores como “los” mejores. Lo que quedan son dos libros estupendos. Un libro de Juan Francisco Ferré y otro de Fernando Valls. Los resultados de sus paletas respectivas. ¿Acaso un buen cuadro tiene todos los colores del mundo? ¿O lo que hace un buen cuadro es el hecho de haber usado “los mejores colores” o “los más representativos? En absoluto. Es más, si eso beneficia paradójicamente al cuadro, hasta pueden tener cabida colores feos, o nada logrados.

Ejemplo 3: Los casos de Matar en Barcelona y 22 escarabajos

En el polo opuesto de la antología totalizadora está, claro, la antología temática. Quién no ha leído unas cuantas de éstas. Relatos de navidad. Relatos sobre la ciudad. Sobre la familia. Madres e hijas. Cuentos eróticos. Cuentos policiales. Cuentos eróticos de navidad. Etcétera. A los escritores nos gusta que nos llamen para esta clase de libros. Nos gusta que cuenten con nosotros. Y luego los textos escritos por encargo los podemos aprovechar para nuestros propios libros de relatos. Todo el mundo gana. El libro suele tener un paso fugaz por la mesa de novedades, no lo reseña nadie y desaparece plácidamente en el olvido de los libros colectivos. Todo el mundo sin excepción considera que las antologías temáticas son un fenómeno anecdótico en la escena literaria, algo sin apenas, una especie de manía rara que tienen algunos editores.

Perdón, he dicho “todo el mundo sin excepción”. Hay una excepción. Yo. De hecho, las dos antologías temáticas de este tercer ejemplo se acercan bastante a lo que yo considero el libro colectivo ideal. Lo cual no quiere decir que me parezcan perfectas ni que me gusten todos los relatos que las componen. Porque no se trata de eso. Lo que las hace, para mí, libros cautivadores, es precisamente lo contrario. Su imperfección. Su condición de reflejos de las personalidades de sus antólogos. En el caso de Matar en Barcelona, la personalidad de la maravillosa hipster profesional y cazadora de talentos de Alpha Decay, Ana Pareja, y en el de 22 escarabajos el magnífico novelista Mario Cuenca Sandoval. Ninguno de los dos ejerce de crítico. El acto crítico / policial ha sido felizmente desligado de la figura del antólogo. Además, tanto Pareja como Cuenca han sabido trascender perfectamente la anécdota de sus temas respectivos (el asesinato / los Beatles) para convertirlos en ricos vórtices de asociaciones que permiten que sus libros hablen, en el primer caso, de los muchos estratos de la violencia social y, en el segundo. del estallido de color y las réplicas infinitas del arte pop que ha transformado la cultura.

Los dos son libros dotados de gran personalidad, el uno macabro y transgresor, el otro psicodélico y alucinado, apoyados en selecciones de autores imperfectas e incompletas pero muy inteligentes. Ambos libros están a la altura de las mejores novedades de narrativa española de sus años respectivos de aparición. Los autores seleccionados funcionan como colores de una paleta. En beneficio del conjunto. Como jugadores de fútbol “al servicio del equipo”. En este sentido, el tema no es una cortapisa a la calidad del libro ni mucho menos. Si el libro está bien pensado, estoy convencido de que el tema puede ser tan específico como se quiera: la familia Manson, la Guerra de Somalia o gente que quema libros de Enrique Vila-Matas. Esta es mi vindicación. Yo mismo fantaseo con ser algún día el autor de un libro colectivo que aspire a este ideal. Crear una obra original y hermosa y extraña usando piezas ajenas. Ser un Pep Guardiola que compone prodigios con la cantera. Crear un menú seductor para una noche de lectura fascinante.

.

ANTOLOGÍAS CITADAS:

Granta en español número 11

Siglo XXI, por Fernando Valls

Mutantes, por Juan Francisco Ferré

Pequeñas resistencias, por Andrés Neuman

Matar en Barcelona, por Ana Pareja

22 escarabajos, por Mario Cuenca Sandoval


martes, 6 de julio de 2010

The Beatles, una obra de arte

El escritor José Gordon afirma que los temas del cuarteto están presentes en los momentos más significativos

The Beatles. De acuerdo con el escritor José Gordon el grupo es una obra de arte. (Foto: Archivo )


Ciudad de México | Jueves 01 de julio de 2010Notimex | El Universal



Además de ser una leyenda en el ámbito musical, la banda británica de rock The Beatles es una obra de arte, porque varias de sus canciones son textos que han acompañado a las personas en los momentos más significativos de sus vidas, aseguró anoche el escritor mexicano José Gordón.

Durante la presentación del libro "22 escarabajos. Antología hispánica del cuento beatle" , en la Universidad del Claustro de Sor Juana, el también ensayista y traductor celebró la aparición de esta publicación, así como el que a cuatro décadas de la desintegración de la banda su música continúe en el imaginario colectivo.

Sostuvo que su amplio repertorio musical forma parte de un manual de instrucciones que ha pasado de una generación a otra, pues a través del tiempo esa música ha tenido la capacidad de convocar a muchas mentes, hasta volver a los cuatro músicos en una especie de mito.

'Su música no solo es imágenes, sino sonidos, melodía que hemos compartido en tantos lados del planeta que realmente se vuelven una zona de referente estable en momentos de cambios, de crisis, y que la permanencia esta dada, que siempre esta ahí.

'Lo mas interesante es que crecimos con esta música, nos acompañó en otros tipos de despertares, en los de la idea de volverse autosuficientes, independientes', señaló al autor de obras como 'El libro del destino'.

"22 escarabajos. Antología hispánica del cuento beatle" es un texto en el que la hasta ahora secreta comunidad "beatleliana" se atreve a revisar el universo de la banda, a la que toma como materia ficcionable y mito contemporáneo.

Se trata de una selección preparada por Mario Cuenca Sandoval, quien reúne cuentos de Pilar Andón, Leonardo Aguirre, Miguel Antonio Chávez, Maurice Echeverría, Patricia Estaban Erlés, Javier Fernández, Marcelo Figueras, Rodrigo Fresán y Esther García Llovet.

Así como de él mismo, de Salvador Luis, Leopoldo Marechal, Hipólito G. Navarro, Andrés Neuman, Raúl Pérez Cobo, Care Santos, Roberto Valencia, Xavier Velasco e Iban Zaldua.

Según el texto, cada uno recuerda que en torno al cuarteto de Liverpool se han generado incontables mitos y leyendas urbanas, como la presunta muerte de Paul McCarthey y su sustitución por un doble exacto, llamado William Campbell, o que Mark David Chapman, el asesino de John Lennon, era un instrumento del FBI.

"Los mitos son realidades que prometen adaptarse, siempre, al porvenir. Porque su territorio natural es el porvenir o, si se quiere, los porvenires, las distintas direcciones del mañana. Y los Beatles son un mito porque han sido capaces de susurrar al oído de varias generaciones', señala Cuenca Escobar.

Para Gordón, la publicación es una serie de relatos que acompañaron a toda una generación, pasando por la psicodelia, el 'submarino amarillo', el viaje a oriente y la meditación.
'Por todas las posibilidades que se abrían a nuestra percepción, por una realidad de montajes múltiples, hasta pasar también por el desencanto y por la idea de que el sueño ha terminado', abundó.

Consideró que el diálogo abierto por el cuarteto de Liverpool, los Fab Four, ha sido tan profundo para identificar diferentes etapas del recorrido como seres humanos, que las actuales generaciones todavía hablan de su música.

Por eso, refirió el escritor, no es extraño tener relatos y cuentos de cómo esa música ha acompañado la vida de varias generaciones y está presente en muchas historias que cada uno ha vivido y que, por lo tanto, son material de literatura.

'Con el paso del tiempo, la banda se convirtió en un mito, pues se trata de canciones que atraparon tanto la estructura como el ritmo de un tiempo de manera memorable.

'Estábamos ante algo memorable, sabíamos que había ahí un valor clásico interesante, entrañable y por eso ha acompañado a varias generaciones, pues hablamos de una conciencia colectiva que se sigue conectado con una obra de arte, que sigue dialogando', subrayó.

miércoles, 23 de junio de 2010

domingo, 20 de junio de 2010

Una pequeña muestra del concierto-presentación en la Feria del Libro 2010

Fernando Iwasaki y Mario Cuenca Sandoval cantan Here Comes The Sun (disculpad la calidad del vídeo, y aun de los interpretes) video

lunes, 14 de junio de 2010

gracias a todos

Los Beatles reviven en

las voces de Neuman, Iwa-

saki,Care Santos y Cuenca

EFE Madrid 13/06/2010 16:37 Actualizado: 13/06/2010 16:47z

Los autores Care Santos (i), Andrés Neuman (2i), Mario Cuenca Sandoval (2d) y Fernado Iwasaki (d), interpretaron canciones de los Beatles, durante la presentación hoy, en la Feria del Libro, de '22 Escarabajos', un libro de cuentos en el que estos escritores 'beatlemaníacos' comparten el universo de los Beatles.

Los autores Care Santos (i), Andrés Neuman (2i), Mario Cuenca Sandoval (2d) y Fernado Iwasaki (d), interpretaron canciones de los Beatles, durante la presentación hoy, en la Feria del Libro, de "22 Escarabajos", un libro de cuentos en el que estos escritores "beatlemaníacos" comparten el universo de los Beatles.EFE

Los lectores saben desde hace tiempo que Andrés Neuman, Fernando Iwasaki, Care Santos y Mario Cuenca Sandoval son buenos escritores, pero lo que quizá ignoren es que también saben cantar. Hoy interpretaron varias canciones de los Beatles con motivo de la publicación de la antología "22 escarabajos".

En esta "antología hispánica del cuento Beatle" -así se subtitula el libro-, editada por Páginas de Espuma, participan veintidós narradores que aparecen reunidos por primera vez para "ofrecer una muestra del universo beatle, de sus resonancias en el mundo de la literatura y su potencial inspirador en tanto que mito contemporáneo", afirma Cuenca Sandoval en el prólogo.

A esa comunidad de escritores "beatlemaníacos" pertenecen los cuatro valientes que hoy cantaron con entusiasmo y buena voz -también es cierto que unos mejor que otros- diez temas del grupo de Liverpool ante un público entregado desde el principio y que abarrotó el pabellón Carmen Martín Gaite de la Feria del Libro de Madrid.

Desde "Norwegian wood", "Nowhere man" y "We can work it out" hasta "A hard day's night", "Michelle", "Revolution", "Hey Jude" o "Here comes the sun", pasando por una divertida y españolizada versión de "Yesterday" en la que Andrés Neuman, Premio Alfaguara y Premio de la Crítica por su novela "El viajero del siglo", elogiaba al editor Juan Casamayor, que hace diez años puso en marcha la editorial Páginas de Espuma, especializada en relatos.

Era un cuarteto de escritores el que rendía homenaje a los Fab Four, y, como lo de ellos es la narrativa y la poesía, cada canción fue introducida por un divertido cuarteto recitado por Neuman, argentino residente en la ciudad de Granada.

De tocar la guitarra y el bajo se encargaron Fernando Iwasaki, peruano residente en Sevilla desde hace veinte años, y el poeta y novelista Mario Cuenca Sandoval, catalán con residencia en Córdoba. Lo hicieron con dominio de sus respectivos instrumentos, como si se pasaran el día de concierto en concierto.

Los cuatro escritores se fueron alternando para poner voz a esas canciones que han hecho soñar a varias generaciones de ciudadanos de medio mundo. Neuman e Iwasaki cantaron varias veces a dúo; Care Santos se atrevió con la balada "Michelle" y Cuenca Sandoval también se animó con varios temas, normalmente a dúo con alguno de los otros miembros del peculiar cuarteto.

En "22 escarabajos. Antología hispánica del cuento Beatle" hay relatos firmados por Iwasaki, Neuman, Care Santos y Cuenca Sandoval, responsable de la edición y selección y autor del prólogo. La mitad de los relatos son inéditos.

Pero también participan en ella escritores de varias generaciones como Pilar Adón, Rodrigo Fresán, Marcelo Figueras, Salvador Luis, Hipólito G. Navarro, Raúl Pérez Cobo, Xavier Velasco, Leopoldo Marechal o Esther García Llovet.

Todos son "beatlemaníacos" y exploran el universo beatle desde los más diversos géneros -hay historias de ciencia ficción y de terror- y estilos literarios -el peruano Leonardo Aguirre escribe "Back to the egg" en spanglish-.

En 2010 se cumplen cuarenta años de la disolución oficial del famoso grupo y de la publicación de "Let it be", y treinta del asesinato de John Lennon, el beatle que más relatos ha inspirado de cuantos contiene la antología quizá porque, tras su muerte, se convirtió en un mito de la cultura pop.

George Harrison y Ringo Starr, tienen que conformarse, en cambio, con protagonizar un relato cada uno, mientras que Paul McCartney sí está presente en varios.

Algunos de los autores han recurrido a la vieja leyenda urbana que cuenta que Paul murió y fue sustituido por sus compañeros por un doble llamado William Cambell.

La Feria del Libro de Madrid depara a veces sorpresas muy agradables, y el haber podido escuchar hoy a Neuman, Iwasaki, Santos y Cuenca cantando canciones de los Beatles figurará sin duda entre las mejores.

El público disfrutó de lo lindo, coreó canciones y estribillos y aplaudió a rabiar al final del concierto. Y de propina, "Revolution" cantada por los cuatro.

martes, 8 de junio de 2010

Presentación en la Feria del Libro


M. Cuenca Sandoval, F. Iwasaki, A. Neuman y C. Santos ofrecerán un concierto beatle

Todos ellos participan en una antología con 22 cuentos protagonizados por el mítico grupo británico


Mario Cuenca Sandoval, Fernando Iwasaki, Andrés Neuman y Care Santos ofrecerán un concierto beatle.

El próximo domingo 13 de junio en la Feria del Libro de Madrid (Carpa Carmen martín gaite a las 12,45 horas) se celebrará un inusitado concierto beatle protagonizado por los escritores Mario Cuenca Sandoval, Fernando Iwasaki, Andrés Neuman y Care Santos . Al bajo y a la guitarra los dos primeros, y cantando los cuatro, hace cuatro meses ofrecieron un pase en la librería Tres Rosas Amarillas (en esa ocasión sin Care Santos). y quienes acudieron pudieron comprobar lo bien que interpretan las canciones del grupo de Liverpool.

Literatura y Beatles

Ningún fenómeno de la cultura popular ha generado un aluvión de mitos secundarios y leyendas urbanas semejante a los Beatles: desde la presunta muerte de Paul McCartney y su sustitución por un doble exacto llamado William Campbell a la leyenda que situaba a Chapman, el asesino de Lennon, como un instrumento del FBI. En esta antología, veintidós narradores hispánicos de la hasta ahora secreta comunidad beatleliana se atraven a revisar el universo de los Fab Four, tomándolo como materia ficcionable y como mito contemporáneo.
¿Y por qué una antología protagonizada por los Beatles? Los mitos son realidades que prometen adaptarse, siempre, al porvenir. Porque su territorio natural es el porvenir o, si se quiere, los porvenires, las distintas direcciones del mañana. Y los Beatles son un mito porque han sido capaces de susurrar al oído de varias generaciones. Por estas páginas desfilan, además de los Fab Four, Brian Epstein, George Martin, Yoko Ono, Marc David Chapman, Charles Manson, Peter Fonda, el Dr. Robert…; se atraviesan múltiples géneros: la ciencia-ficción, el cuento fantástico, el cuento de terror, el retablo barroco-pop, el (falso) reportaje periodístico, el cuento fantástico, dístico, el (falso) web-log, el relato negro…; se recorren los escenarios primordiales de la vida de los cuatro de Liverpool: The Cavern, Abbey Road, Strawberry Fields, Penny Lane… Los límites del universo beatle son, desde luego, harto más amplios que los de estas páginas, pero en ellas queda demostrado que los Beatles son un pozo inagotable de inspiración literaria.
Esta selección, preparada por Mario Cuenca Sandoval, reúne cuentos de Pilar Adón, Leonardo Aguirre, Miguel Antonio Chávez, Mario Cuenca Sandoval, Maurice Echeverría, Patricia Esteban Erlés, Javier Fernández, Marcelo Figueras, Rodrigo Fresán, Esther Garía Llovet, Salvador Gutiérrez Solís, Fernando Iwasaki, Eduardo del Llano, Salvador Luis, Leopoldo Marechal, Hipólito G. Navarro, Andrés Neuman, Raúl Pérez Cobo, Care Santos, Roberto Valencia, Xavier Velasco e Iban Zaldua.



Prensa

Solicitud de ejemplares y entrevistas en:
Email prensa@ppespuma.com
Teléfono: +34 915 227 251

__________________


22 Escarabajos. Antología del cuento hispánico Beatle
AA:VV.
Edición de Mario Cuenca Sandoval
Editorial Páginas de Espuma
Colección Narrativa Breve, volumen 21
320 pp. 24 x 15 cm.
ISBN: 978-84-8393-038-0
PVP: 16,00 con IVA